Subscribe By RSS or Email

22 enero, 2012

[Festival de Cine de Sundance] Polémicas, Objetivos y Estructura actual

Haciendo un repaso a la historia del Festival de Sundance que ha escrito mi compañero Paco Silva es inevitable perderse algunas anécdotas y polémicas que se han sucedido en Park City a lo largo de los últimos años. La década de los noventa fue una época convulsa para el Festival, las críticas por parte de prensa y público se hacían cada vez más palpables; mientras unos apuntaban a la degeneración progresiva de la finalidad originaria y propia del Festival, otros tantos renegaban de una semana en la que los focos dejaban de apuntar a los cineastas y sus películas para centrarse en las poses de las actrices o los cotilleos de discoteca. Al mismo tiempo, la expectación de las proyecciones tomaba un protagonismo cada vez más notable, lo que traía consecuencias muy negativas sobre las producciones menos sugerentes.

La notoriedad que ganó el festival durante los años noventa fue elevándose cada vez más; la hiperactividad periodística se complementaba con las reuniones adquisitivas entre cineastas y productores. El explosivo crecimiento que experimentaba Park City durante el mes de Enero derivó en los excesos que tanto se han criticado y, sin embargo, Sundance ha conseguido mantenerse en la cresta de la ola del cine independiente norteamericano, llegando a ser descrito por el sector como el ‘buque insignia’ que los representa.

La llegada del nuevo siglo prometía un descenso considerable de la importancia de Sundance, sobre todo por la increíble expectación que levantó la edición de 1999 y cuyo éxito iba a ser difícil repetir. Pese a esto, los organizadores dieron una vuelta de tuerca tan arriesgada como necesaria, una vuelta a los orígenes en los que las películas, los cineastas y la audiencia acaparaban la atención única y exclusiva del Festival. El cambio obtuvo una excelente respuesta, las películas recuperaron el protagonismo perdido y la audiencia demostró que Park City era distinto de Hollywood, querían mantener su independencia y autonomía, querían butacas y horas ininterrumpidas de cine, no alfombras de colores e interminables flashes de cámaras.

Pese a que en el año 2006 todavía deambularan los viejos fantasmas y los periodistas más escépticos criticaran con dureza el Festival, el programa de Sundance se mantuvo inalterable, manejando un programa consistente repleto de películas provocadoras. Hoy por hoy, el Festival de Cine de Sundance sigue siendo el líder de su camada -la del cine independiente- y es considerado como uno de los cinco mejores festivales del mundo (junto con Cannes, Venecia, Toronto y Berlín). Los nuevos cambios que han ido llegando a lo largo de la última década apenas han afectado a las pretensiones de una semana centrada en el talento de los nuevos directores y su meritoria independencia con respecto a los grandes estudios.

Estos nuevos cambios han traído consigo nuevas competiciones dentro del Festival, con lo que a continuación os presentamos una clasificación -y un breve análisis- de las diferentes secciones en las que se estructura Sundance, donde tanto las películas de ficción como los documentales comparten un protagonismo análogo:

Películas de ficción y documentales a competición.
Estas secciones son el escaparate de los mejores nuevos trabajos del cine independiente americano -exclusivamente-. Se dividen en dos categorías: películas de narrativa dramática y documentales de larga duración. La mayoría de estos largometrajes acaparan las ofertas de adquisición por parte de las distribuidoras/productoras y sus premieres mundiales tienen lugar en Sundance.
World Cinema (películas de ficción y documentales extranjeros a competición)
Desde los primeros días del Utah Film Festival (antecesor de Sundance) se han presentado algunos de los mejores documentales y películas independientes del mundo. En el año 2008 se introdujo World Cinema, sección en el que un determinado número de estos largometrajes entraba en competición. Un total de 32 películas y documentales contienden en sus respectivas categorías.
Cortometrajes a competición
Los cortometrajes se presentan en Sundance bien a través de una sesión continua o bien con anterioridad de la proyección de un largometraje. En la competición tienen cabida ficción, documentales y animación, tanto de procedencia norteamericana como extranjera.
Premieres
En Sundance se proyectan las premieres de algunas películas, pero el acceso a estos cines es exclusivo para invitados. Únicamente aquellas películas con una historia realmente irresistible o un enfoque innovador pueden permitirse el lujo de tener una premiere en Sundance.
Spectrum
En este programa se presentan películas extranjeras fuera de competición pero que mantienen el espíritu del cine independiente. Se mantiene como una posibilidad para la presentación de filmes que no tiene cabida en las categorías de competición.
Park City at Midnight
Es uno de los programas más conocidos de Sundance. En él se exhiben aquellas películas que puedan provocar al espectador y postularse como las próximas obras de culto que tanto se buscan en este Festival. Uno de los casos más conocidos tiene que ver con El proyecto de la Bruja de Blair (Daniel Myrick, Eduardo Sánchez, 1999), que fue presentada durante la edición de 1999 y se convirtió instantáneamente en un clásico del Festival.

New Frontier
Este programa está dedicado a la innovación. En él se presentan nuevos métodos de cinematografía o películas experimentales que muestran los nuevos caminos del cine, extenuando los límites actuales del celuloide.
Colección Sundance
Gracias a un acuerdo entre el Instituto Sundance y el Archivo de Cine y Televisión UCLA, la Colección Sundance es el primer archivo filmográfico dedicado específicamente a la restauración y preservación de cine independiente. Desde su origen en 1997, la colección ha crecido hasta guardas más de 500 producciones, entre películas de ficción, documentales y cortometrajes. Cada año, el Instituto Sundance elige dos películas del Archivo para pases especiales en Park City durante el Festival.

 

Fuentes y recursos:

Sundance Guide
Sundance Film Festival Official Website

Sobre el autor, Emilio Doménech

Periodista. Michael Bay me dijo en 1998 que el cine podía ser una experiencia muy entretenida. Roman Polanski me contaba en 2003 que el cine podía mostrar la maldad y el sufrimiento del hombre. Luego vino Paul Thomas Anderson en 2007 y me aseguró que el cine podía incluso hablar sobre el deterioro de nuestras almas. Finalmente descubrí a Tornatore y esa maravillosa secuencia de besos y me enamoré de esto, del cine.