Subscribe By RSS or Email

22 enero, 2012

[Festival de Cine de Sundance] Las 15 mejores películas de su historia

Sin Sundance, el cine independiente probablemente sería más invisible aún. Sin la plataforma que el presidente del festival sito en Utah, Robert Redford (The Sundance Kid), creó hace ya 27 años (que se dice pronto), nos habríamos quedado sin maravillas como el debut de Steven Soderbergh, el de Tarantino, la primera película de los hermanos Coen o la magnífica ópera prima de Kevin Smith. Directores que, independientemente de su calidad cinematográfica en la actualidad, resultan indispensables para comprender el cine de finales del siglo XX y principios del siglo XXI, y por lo tanto, son imprescindibles para comprender el posmodernismo de nuestra época. Porque ahora lo cool no es lo mainstream, sino lo hipster, lo indie.

En TheCinéfagos consideramos indispensable tener en cuenta el legado que el festival ha dejado en la historia del cine. Por eso hemos elaborado una lista de las 15 películas que, bajo nuestro punto de vista, representan mejor el espíritu del festival. En ella incluimos desde películas de la sección oficial a las premieres más importantes que han pasado por el festival norteamericano. Enjoy!

Reservoir Dogs (Quentin Tarantino, 1992)

Imposible dejar fuera a una de las obras cumbre de los 90. Cocinada a fuego lento pero con diálogos ingeniosos, rápidos y dinámicos, y con unos giros de guión que equiparan a Tarantino con los más grandes, Reservoir Dogs revolucionó Sundance. Críticos como Jami Bernard (The New York Post) compararon, quizá de una forma hiperbólica, la reacción del público ante la proyección de la película con la de la película de los hermanos Lumiere “Llegada de un tren a la estación de Ciotat“, para ilustrar el shock que provocó. Se llevó el premio del gran jurado en Sundance. Como curiosidad, ganó el premio al mejor guión y al mejor director en Sitges.

Blood Simple (Coen Brothers, 1984)

Quizá no la película más significativa de los hermanos Coen, pero sí la que comenzó con su prolífica y excelente carrera. Un hombre contrata a un detective privado para que espíe a su esposa, ya que cree que le está engañando. Pero cuando la sangre hace acto de presencia, nada puede ser simple. Se observa en la trama un cierto paralelismo con Fargo, una de las obras maestras, según la crítica, de Joel y Ethan Coen. Los hermanos, además, contaron también con la actuación de Frances McDormand, la inspectora de policía en Fargo. En Sundance se llevó el reconocimiento del Gran Jurado.

Clerks (Kevin Smith, 1994) 

El perfecto reflejo de los 90, y la mejor película sin duda de Kevin Smith. Junto con Beavis and Butthead son el perfecto ejemplo de que lo nerd estaba de moda y sigue estándolo, y que se puede hacer humor friki sin caer en la pedantería. Imprescindible obra maestra que consiguió encumbrar a su director a lo más alto de la escena indie, para luego mantenerse en un nivel de cuestionable calidad. Recibió el máximo galardón en Sundance, llevándose el premio a la mejor película y el reconocimiento del Gran Jurado.

Sex, lies and videotape (Steven Soderbergh,1989) 

Abrió la caja de los truenos. Convirtió al cine indie en algo menos invisible. Gracias a la ópera prima de Soderbergh Sundance pasó a ser, posiblemente, un poco menos indie, pero también demostró que con poco presupuesto se pueden hacer excelentes obras. Obtuvo el premio de la audiencia de Sundance y catapultó a Soderbergh a la fama, convirtiéndose en uno de los directores norteamericanos más interesantes de los 90.

Memento (Christopher Nolan, 2000)

Aunque no fue su ópera prima, Memento fue la obra que demostró la calidad de Nolan y su forma de entender el suspense y lo sobrenatural. Ya desde esta película se entrevió en él una personalidad y un carácter cinematográficos que auguraban obras maestras como las que elaboró posteriormente. Si bien no recibió el premio del jurado, obtuvo el premio de Waldo Salt (The Waldo Salt Screenwriting Award)un reconocimiento del festival de Sundance a los mejores guiones de películas dramáticas. El nombre del galardón se debe al guionista norteamericano Waldo Salt, perseguido durante la etapa de Macarthy en los años 50 por sus actividades supuestamente subversivas y antiamericanas.

Hoop Dreams (Steve James,1994)

Un emotivo documental sobre la historia de superación de dos niños negros que luchan por llegar a lo más alto en el mundo del baloncesto, consiguendo así salir de la pobreza de sus barrios. Recuerda, incluso, a la vida real de jugadores como Lebron James o Dwyane Wade, que utilizaron el baloncesto para escapar de sus deprimidos barrios. La película de Steve James se ganó el beneplácito del público de Sundance, consiguiendo el galardón de la audiencia (Audience Award), y fue nominada para el precio del Gran Jurado.

American Psycho (Mary Harron, 2000)

Basada en la novela homónima de Bret Easton Ellis, American Psycho no dejó en absoluto indiferente a la audiencia de Sundance. La historia de un broker de Wall Street (un excelente Christian Bale) que esconde fantasías de violencia gratuita no fue nominada a ningún galardón, pero su premiere provocó una enorme expectación, siendo comparada incluso con la nueva El club de la lucha (David Fincher, 1999). Junto a las protestas de grupos católicos en contra de Dogma, de Kevin Smith, American Psycho revolucionó la edición del año 2000.

The Blair Witch Project (Daniel Myrick, 1999)

Se presentó en Sundance, pero su verdadera relevancia estuvo en internet.Fue uno de los primeros ejemplos de la viralidad de la red, principalmente gracias a que su historia fue vendida como real. Hollywood hizo los dientes largos ante su éxito, uno de los más grandes del cine indie – costó apenas 22.000 euros e ingresó casi 250 millones en todo el mundo-. Críticos como el prestigioso Roger Ebert la puntuaron con la mejor nota, y la revista Entertainment Weekly la calificó como una de las mejores 100 películas desde 1983 a 2008.

Buried (Rodrigo Cortés, 2010)

Rodrigo Cortés se presentó en Sundance con Buried bajo el brazo, su segundo largometraje tras Concursante (2007), y la respuesta no pudo ser más satisfactoria. Su claustrofóbica película supo sacar rédito de algo que, aparentemente, puede parecer excesivamente simple e incluso aburrido. Su propuesta, sin embargo, fue tan apetecible que poco antes de su estreno en el festival de Utah, Lionsgate ya se hizo con los derechos de distribución en EEUU del, según ellos, mejor thriller de los últimos años. No recibió ningún galardón, ya que no estaba nominada, pero provocó largas colas en las heladas calles de Park City.

Let´s make money (Ergin Wagenhofer, 2008)

La alternativa indie a Inside Job, y uno de los mejores documentales sobre la crisis financiera global y el capitalismo. Sin maniqueísmos y con un atractivo estético impresionante (algo sorprendente en un documental sobre economía), el documental del austríaco Ergin Wagenhofer, responsable de obras como We feed the world (2005), fue nominado por el Jurado, pero finalmente no consiguió ningún premio en Sundance. Imprescindible, por cierto, su análisis de la burbuja inmobiliaria en España, desde una perspectiva cercana e incluso emotiva. Da que pensar.

Donnie Darko (Richard Kelly, 2001)

Se convirtió en un fenómeno de culto, sin llegar a ser de masas, pero con un apoyo de fans devotos bastante sólido. Se proyectó en Sundance con una excelente recepción por parte de la crítica, que la calificó como otro ejemplo más de buen cine sin la mano de Hollywood. Fue nominada por el Jurado de Sundance, pero no obtuvo ningún galardón.

28 days later (Danny Boyle, 2002)

Un perfecto producto para Sundance, 28 días despúes fue un rotundo éxito de audiencia y crítica.Danny Boyle convirtió a Londres en un lugar postapocalíptico y supo narrar un apocalipsis zombi con tal exactitud que lo convirtió en algo tangible y cercano. Su estreno en UK fue en 2002, pero la premiere americana se realizó en Sundance, lo que significó un valor añadido.

Roman Polanski: Wanted and desired (Marina Zenovich, 2008)

Quizá no esté entre los mejores documentales de Sundance, pero resulta muy significativo en la medida en que trata uno de los temas más polémicos en el mundo del cine del siglo XX, y especialmente en los últimos años. Es un documento esencial para conocer la historia de uno de los grandes cineastas mundiales y su paso por los tribunales tras ser acusado de mantener relaciones sexuales con una niña de 13 años. Is Polanski a great filmmaker who made a mistake, or a perverted coward who ran from the law instead of facing the music? Watch the film and decide for yourself.  Ganó el premio a la mejor edición de documental (Editing Award Documentary) y fue nominado por el jurado como el mejor documental.

Exit through the gift shop (¿Banksy?, 2010)

Quizá su nominación para los Óscar era demasiado mainstream como para recibir un galardón similar en Sundance. En la interrogación de su autoría y el misterio de Banksy reside su grandeza. Es un soplo de aire fresco en el arte contemporáneo y una reflexión sobre el comercio del arte y su autenticidad. Un perfecto producto de Sundance que no se llevó ningún premio pero que gustó mucho a la crítica especializada.

Hedwig and the Angry Inch (John Cameron Mitchell, 2001)

La película de Mitchell engloba lo que debe ser Sundance, a pesar de que podría decirse que se convirtió en una película famosa. El director norteamericano, que también interpretó el papel protagonista, se paseó por los más importantes platós interpretando las canciones de la película. La recepción de la crítica fue muy buena, y Sundance se rindió a sus pies. Recibió el premio a la mejor película y el reconocimiento del público con el galardón de la audiencia. También fue nominada para la mejor película por el jurado del festival.

Sobre el autor, Ricardo Dudda

Le busco el significado hasta a las pelis de Buñuel. Creo que el blanco y negro no es siempre sinónimo de calidad y que Fargo, aunque amo a los Coen, es un coñazo (lluvia de tomates). Me encanta el cine lento, los planos panorámicos y las grandes historias de las pequeñas cosas. Comencé a amar el cine gracias a Totó y Alfredo, pero fueron Wilder y Buñuel quienes más me han enseñado sobre el séptimo arte. Si tuviera que recomendar una película, sería Umberto D. Al cine, mejor solo y sin palomitas.