Subscribe By RSS or Email

26 enero, 2013

[En contra] Bestias del sur salvaje, galardones ilógicos en un mundo banal

Me tomé mi tiempo esta mañana, antes de escribir,  para leer la cartulina con la que me obsequiaron el otro día en el pase de Bestias del sur salvaje (Benh Zeitlin, 2012). En ella figuran muchos datos interesantes, como son la intrahistoria, la producción y el teórico argumento escrito en tinta. Lo leo y releo. Me documento también en la prensa y revistas especializadas buscando alguna respuesta porque, tras permanecer atónito durante 90 minutos, me levanté de la butaca sin haber entendido NADA.

Beasts 6

Una niña de 6 años vive en el fin del mundo con su padre, al otro lado de un gran dique. En su mundo, la naturaleza mantiene un equilibrio que una tormenta amenaza con destruir. Si eso ocurriese, criaturas prehistóricas y bestias salvajes, volverían de sus tumbas para arrasarlo todo.

Leí datos curiosos en mi investigación: por ejemplo, que el padre de la película era el panadero de la localidad donde se instaló el rodaje, ya que “encajaba a la perfección en el perfil”. Pasen y vean. Del mismo modo leo cómo solventaron los enormes problemas de financiación con soluciones realmente pobres, como el presupuesto del que disponían. También leí cómo Barack Obama sucumbió emocionalmente ante este producto y la elevó al olimpo del séptimo arte. Pero lo que más me asusta, es ver que el largometraje nace de la concepción entre una obra que inicialmente era un monólogo teatral, y una odisea apocalíptica convertidos en largometraje indie. La obra original era de Lucy Alibar, amiga desde la adolescencia del director debutante Benh Zaitlin, y se titulaba Juicy and delicious. Ayer, viernes, tuve el placer de charlar con otro colaborador fantástico de Cinéfagos, Álvaro Gómez Illarramendi. Él pertenece al grupo mayoritario de cinéfilos que se han emocionado con la cinta, y da buena fe de ello en su crítica: http://www.cinefagos.com/a-favor-bestias-del-sur-salvaje-cine-que-hace-sentir-los-latidos-del-corazon/ Pero una vez conocido mi estupor inicial tras ver la película, con buena fe me dirigió a la web de El País, para escuchar a Carlos Boyero en su videoblog. Les invito a hacerlo también pues les dirá lo mismo que yo: no entendí nada de Bestias del sur salvaje. Espero pacientemente, junto a Boyero, que alguien venga y nos explique de qué c*** va todo esto.

Beasts 1

Reconozco que sin duda, lo que más me ofende de todo este asunto, es la sensación de no poder ver lo que los demás si parecen apreciar. Que en mitad del universo de basura, óxido y paletismo marginal de Bestias del sur salvaje, haya un resquicio de poesía emocional del que soy absolutamente privado. ¿Me han cambiado los ojos? ¿Tienen ustedes la capacidad de ver más allá? ¿Una especie de 4D? Soy un cristiano en la Meca, o un musulmán en el Vaticano.

Clase de cocina de Benh Zaitlin: Cojan un par de personajes con la estética de En busca de la felicidad (Gabriele Mucchino, 2006), ahora tomen el carácter y la problemática (y estética también) de Winter’s Bone (Debra Granik, 2010), sitúenlos en un mundo casi a lo Waterworld (Kevin Reynolds, 1995), con la inmundicia propia de Trainspotting (Danny Boyle, 1996). ¿Lo tienen? Ahora cojan la batidora y mezclen durante 85 minutos hasta obtener un universo que se parezca a Luisiana. Añadan jabalíes asesinos como en Hannibal (Ridley Scott, 2001) pero procuren que tengan cuernos como de toro. Aderecen con un final al más puro estilo El primer caballero (Jerry Zucker, 1995) y sírvanlo bien frio. Tendrán algo muy parecido a Bestias del sur salvaje.

Beasts 5

Me replanteo mi incompetencia, mi tal vez errónea ubicación como observador, reviso mis imaginarias lentes de contacto y de nuevo recapacito: sigo pensando que vi lo que vi. Sigo sintiéndome como el pez que nada contracorriente, pero no estoy dispuesto a contarles algo que no es verdad. Que no es mi verdad. Me ha parecido una película absurda, ridícula, que no aporta lo que quiere aportar, ni entiende siquiera cual es su finalidad. Por no hablar del añadido fantástico/fabuloso de la película (en sentido literal). No comparto la elección de la ubicación (Sur del Mississippi), ni de la gente que allí habita, ni de la inclusión del alcoholismo… No comparto nada. El guión es tan absurdo, pero tan absurdo, que sólo el amiguismo y la ceguera lo llevarían a la pantalla. Observo boquiabierto una banalidad inexplicable de 90 minutos de duración, sustentada en la prodigiosa calidad (y naturalidad) interpretativa de una niña de 6 años, que es la representación máxima de que algo pequeño puede ser muy grande. Hago énfasis, Quvenzanhé Wallis es una joya, y quizás no sabía ni multiplicar cuando rodó esto.

Beasts 2

La banda sonora, a cargo de Dan Romer y el propio Benh Zeitlin, es música para mis oídos. El verdadero paraíso dentro del infierno de pobreza y suciedad en el que se desarrolla la película. Un envoltorio de oro que recubre una tontería sin fin. Rescaten estas composiciones y huyan muy lejos de ese universo.

No encuentro modo alguno de explicar 3 de las 4 nominaciones al Oscar de este ridículo cinematográfico: Mejor película, Mejor director, Mejor guión. Sólo citarla entre los nominados, me parece un insulto. Pero como ya he dicho antes, lo que más me enfada, es que a mi alrededor muchos vean belleza donde yo por más que lo desee sólo veo porquería, suciedad, alcoholismo y una total ausencia de lógica, belleza y/o calidad.

Sólo veo un diamante en bruto con forma de niña de 6 años hablando en off al son de una buena banda sonora. Si les explico realmente lo que pasa en la película, sería todavía peor que lo que he descrito.

F

Sobre el autor, Pablo Somavilla

Licenciado en Publicidad y RRPP por la Universidad Rey Juan Carlos I. Viajero, políglota, loco del fútbol y el deporte, melómano y sobre todo, cinéfilo desde siempre. Si la película es buena da igual la nacionalidad. El guión es lo más importante de cualquier película o serie. Mi misión es aconsejar y animar a los lectores a ir y disfrutar del cine, no destrozarles la película.

  • Zefaren Reias

    Totalmente de acuerdo, por fin encontré un blog o alguien que pensara igual!!
    Para mi no tuvo logica, en fin no entendí ni el titulo!!! no tiene contexto… aaaa

  • Nikk

    No puedo estar más de acuerdo. Me ha parecido insufrible. Y ni siquiera me ha gustado la música.

  • Pingback: Por qué lloré como un crío con Bestias del Sur Salvaje - Cinéfagos

  • Pingback: [Las 9 nominadas] Bestias del sur salvaje - Cinéfagos

  • Aliviado

    ¡¡Albricias!! Por fin algo de luz. Y yo que pensé que era idiota, o que no entendía nada, o que… pero, ¡no! ¡Soy una persona normal! Y sí: esta película es lo que en ella hay. Nada más que mierda. No busquen, que no van a encontrar nada más.

  • Pingback: casquette ralph lauren

  • Pingback: Elias Cardosi

  • Alejandro

    Por que has borrado mi comentario?

  • Tessie

    Muy de acuerdo, sólo que yo sí entendí, y me molestó lo que entendí: que la película tiene voluntad edificante/conmovedora/concienciadora, es decir, que nace de las buenas intenciones y no de la verdad subjetiva de quien la pensó. Lo fantástico es la excusa para dejar la trama librada a la incoherencia: “total es una película fantástica!!” “Qué banalidad esperar un orden lógico!” No le creí nada, salvo a la niña.